Puede resultar difícil  creer que, un sólo un día para llevarse la esencia de un territorio lleno de historia, cargado de belleza monumental y dispuesto a ofrecer la riqueza de una ciudad hospitalaria y moderna, es insuficiente pero, si sigues nuestros consejos puede que lo consigas.

Partiendo de nuestra recepción tenemos a derecha e izquierda dos monumentos notorios de la historia leonesa, el Parador de San Marcos y la Real Colegiata de San Isidoro. Están tan cerca de ti que podrás utilizar cualquier rato libre de tus 24 horas en León para acercarte a contemplarlos. Son 5 minutos desde nuestro hostal, caminando despacio. Uno te ofrecerá la fachada plateresca de un edificio que albergó peregrinos como hospital de caminantes y la Real Colegiata rezumará historia leonesa en tus pasos por la cuna del parlamentarismo http://www.aytoleon.es/es/ayuntamiento/cunadelparlamentarismo/Paginas/cuna_parlamentarismo_espanol.aspx

Como esa visita la tienes ahí, a 5 minutos te aconsejamos que dejes tus cosas y atravieses la ciudad por la Gran Vía de San Marcos hasta llegar a la plaza de Santo Domingo para recorrer las calles del casco antiguo “el barrio húmedo”.  La amplia avenida te mostrará una amplia variedad de estilos arquitectónicos en sus edificios, comercios tradicionales y el discurrir de una ciudad alegre amable y acogedora.

Absorto ya en la encrucijada de calles del casco antiguo de la ciudad nuestro único consejo es que te dejes envolver por el bullicio de su ambiente de vecindario que se vive en León en su ocio. Acércate a las tabernas con más sabor, disfruta de las terrazas mejor dispuestas y saborea la gastronomía tradicional, la cecina, o de su huerta cuidada, el tomate de Mansilla. Vuelve al Hotel por el Paseo de la Condesa de Sagasta, estréllate en la fachada de San Marcos y vuelve a casa a tomar un pequeño respiro.

León tiene unos atardeceres maravillosos y justo en ese momento debe visitar la catedral y ver como el sol despide el rosetón central de la fachada norte. Si tienes tiempo y necesitas respirar luz y color debes visitar la seo en su interior. Asombra la fragilidad de su estructura y la emoción que trasluce tras sus vidrieras. Al salir, descansa en una terrada de sus aledaños y asienta tanta belleza en tu interior. Esencia de León que perdurará en tus emociones.

La noche del sábado es en el barrio romántico de León, entre San Isidoro y la Calle Ancha, un nido de acogedoras plazuelas que reúnen los recuerdos de la semana, las sonrisas de los amigos y el discurrir de familias leonesas que vuelven a la calle a compartir con el visitante sus costumbre y formas de vivir. ¡ Compártelo con nosotros !

Déjate la mañana del domingo para acercarte a la “plaza del grano”.  Punto de encuentro de la tradición y la señas agrícolas de una provincia trabajadora y comerciante. Allí disfrutarás de los pasos perdidos de los peregrinos que adoptan como santuario este rincón leonés para hacer descanso antes de continuar su marcha. Sube después a la plaza mayor, pequeña pero coqueta, y brinda por León en la Plaza de San Martín. Pronto estarás de vuelta porque no has recorrido el paseo de sus murallas, ni has tenido tiempo de adentrate en su palacios, tampoco caminaste la vega del Bernesga ni participaste de sus templos de diversión por las actuales circunstancias…por eso. ¡ Volverás !  Y nosotros encantados de alojarte en nuestro acogedor hostal. ¡ Buen viaje de vuelta !

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Menú